Trasfondo Musulman

Amen a sus enemigos

Jesús dijo: “Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan.¿Qué mérito tienen ustedes al amar a quienes los aman, al hacer bien a quienes les hacen bien Y dar prestado a quienes pueden corresponderles? Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados.” (Lucas 6, 27-28, 32-36)

Mentiras sobre la Biblia

Un ejemplo dice que el Nuevo Testamento es un repaso del Antiguo Testamento, que el Antiguo Testamento tenía que ser reescrito al Nuevo Testamento.  El hecho es que el Antiguo Testamento nunca ha sido reescrito y nunca ha sido reemplazado por el Nuevo Testamento.  Se llama el Antiguo Testamento porque contiene todas las escrituras Bíblicas (Moisés y los Profetas) desde Adán y Eva hasta el tiempo previo a Jesús.  El Nuevo Testamento contiene las escrituras Bíblicas desde Jesús quien nació como un ser humano, su vida, muerte, y resurrección incluyendo el trabajo misionero de sus discípulos y apóstoles que le seguían.  El Nuevo Testamento es el cumplir del Antiguo Testamento, no un reemplazo.  En el Antiguo Testamento Dios prometió a través de sus profetas que El mandaría un Salvador al mundo.  El Nuevo Testamento es sobre el Salvador y el cumplir de estas profecías.  

Hoy las Escrituras originales del Antiguo y Nuevo Testamento también han sido verificadas y comprobadas como los originales sin ningún cambio.. Quizás hay algunas diferencias menores entre algunas traducciones de la Biblia en varios idiomas, pero muchas de las diferencias son insignificantes y no alteran el evangelio de Jesús.  La Biblia contiene solo las Escrituras del Antiguo Testamento que Jesús proclamó como la Palabra de Dios, en las Escrituras más antiguas según sus Discípulos/Apóstoles más cercanos.  Todos los otros escritos no han sido puestos como parte de la Biblia.

Otro ejemplo de una falsa declaración es que Jesús en las escrituras Bíblicas prometió mandar un profeta que vendría después de Él.  Jesús dijo que El fue el cumplir de las profecías porque fue Él quien ellos predijeron.  El fue el cumplir de estas profecías (Lucas 24, 44, Juan 12, 41, Juan 5, 46-47, Juan 20, 31).  Pero Jesús prometió que cuando El dejase este mundo y llegase donde Su Padre, El mandaría su Espíritu Santo/el Espíritu de Verdad quien testificara de Él y vivirá en los que creen en El.

“Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él testificará acerca de mí.” (Juan 15, 26-27) 

“Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios.” (1 Corintios 6, 19)  

¿Jesús – solo un profeta?

Jesús clarificó que El fue mucho más que un profeta, que El era el cumplimiento de las profecías, y que El fue el Salvador del mundo.

Si el fue solo un profeta verdadero, nunca pudiera decir las cosas que dijo sobre el mismo:

“Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás.” (Juan 11, 25-26)

“Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.” (Juan 14, 6)

“Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6, 40)

Las palabras que Jesús dijo fueron vistas y testificadas por Sus discípulos quienes vivieron con El por varios años.  Ellos también vieron y testificaron de los milagros poderosos y sanidades que El hizo para liberar las personas de sufrimiento y enfermedad.  Todo está dicho en el Nuevo Testamento, Los Evangelios según Sus discípulos; Mateo, Marcos, y Juan.

Debe ser preguntado; ¿Quien tendría el mejor conocimiento de una persona?  ¿Los que vivan con El por varios años y vieron lo que El dijo y lo que El hizo, o alguien quien vino después de cientos de años y no fueron testigos de ninguna de estas cosas?

Jesús(`Īsā ) – La palabra de Dios

Todo el que tiene un trasfondo Musulmán debe estar consciente del hecho que el Corán usa el titulo; “Mesías” para Jesús (`Īsā).  Mesías en los tiempos previos es otra palabra para Salvador.  El Corán también expresa a Jesús como la palabra de Dios (Al Imran 3, 42-45). Y las palabras de Jesús se encuentran en los Evangelios según Sus discípulos, en el Nuevo Testamento.

El sacrificio que hizo Jesús no fue solo para las personas con trasfondos Cristianos, pero igualmente para todas las personas independiente de todo trasfondo religioso.  El murió por nuestros pecados, para hacer el camino de regreso a Dios, como nuestros pecados nos separan de El (ej. adulterio, fornicación, egoísmo, lascivia, odio, contiendas, celos, furia, ambiciones egoístas, disensiones, envidia, rivalidad, grosería, no amar a tu prójimo como a ti mismo etc.)

Dios es santo y ningún pecador puede entrar en Su reino.  Pero por Su amor por nosotros, El puso sobre Jesús la culpa y pecados de todos nosotros e hizo un camino de regreso a través de Jesús.  Jesús, quien no tenia pecado y así el único quien podía servir nuestra condena, fue dispuesto a nacer como un hombre y ser este cordero sacrificial.  Lo que Jesús logró en la cruz, El lo hizo para todos nosotros.

“Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5, 8)

“Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.” (2 Corintios 5, 21)

«La Palabra»:

«En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla…..Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, y a voz en cuello proclamó: Éste es aquel de quien yo decía: El que viene después de mí es superior a mí, porque existía antes que yo. De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia, pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de *Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.» (Juan 1, 1-5 & 14-18)

Y ellos le preguntaron:

“Si tú eres el Cristo, dínoslo con franqueza. Ya se lo he dicho a ustedes, y no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que me acreditan, pero ustedes no creen porque no son de mi rebaño. Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno.” (Juan 10, 24-30)

”Buscad, y hallaras”

Todos deben tener sus propias experiencias y verificar las palabras de Jesús.  Si lo buscas desde tu corazón, ora a Él y lee Sus palabras, Jesús ha prometido que lo encontraras y veras que El está vivo y que es quien El dice que es; el único camino de regreso a Dios para todo los seres humanos.

Jesús dijo; “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.” (Mateo 7, 7-8)

«Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la lumbre de la vida.” (Juan 8, 12)

“Dichoso el que no tropieza por causa mía.” (Lucas 7, 23)

Si deseas leer mas sobre Jesús y el propósito de Su vida, muerte, y resurrección, recomendamos como un punto de inicio: El Evangelio Según Juan y después La Carta de Pablo el Apóstol a los Romanos en el Nuevo Testamento.  Y que la gracia del Señor sea contigo.

Las ultimas palabras de Jesús

Estas son las últimas palabras que Jesús dijo a Sus discípulos, después de Su resurrección y justo antes de que El dejase este mundo y regresase de donde vino:

“Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28, 18-20)

Mas – sitio de web en Árabe: https://cmaa.us/