logo

El tiempo que gastas en esta tierra no es ni el parpadear de un ojo comparado con la eternidad, sin embargo lo que elijes creer en esta vida determina tu destino eterno. Es tu decisión la que determina donde pasaras la eternidad. Esta es la decisión más importante que tendrás que tomar, entonces por favor considéralo cuidadosamente.

¿Qué se necesita?

Una joven que recibió el panfleto preguntó; “¿Que se necesita para ser Cristiano?” Convertirse en Cristiano no se trata de lo que harás o de lo que lograras, más bien sobre lo que Dios ha hecho y ha logrado por ti. Las siguientes palabras vienen de la Biblia:

"Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eternal.” (Juan 3, 16)

"¿Qué es menester que yo haga para ser salvo? El Apóstol Pablo le contestó; Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa." (Hechos16, 30-31& 33)

Dios ha hecho el método de salvación tan simple que todos lo pueden obtener. Si elijes creer en Jesús, Dios será tu Padre y te convertirás en su hijo amado, y serás parte de su reino eterno y celestial. El sacrificio de Jesús fue la única forma para Dios traernos de nuevo a Él, porque nuestro pecado nos separa. Pero Jesús estaba dispuesto a tomar nuestros pecados, para servir nuestra condena y el murió por esto en la cruz. Todos los que elijen creer en El por lo tanto son justificados, salvos, y se convierten en verdaderos Cristianos. Dios entonces te ve a través de Jesús y estas sin pecado o culpa desde el punto de vista de Él. Es un regalo gratuito de Dios para cada uno de nosotros. Esta es la asombrosa gracia; él inocente fue sacrificado para justificar los culpables.

bilde

“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios.” (Efesios 2, 8).

"Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.”(Juan 1, 12)

Cuando Jesús fue crucificado, otros dos fueron crucificado junto con él, uno a cada lado. Uno de ellos admitió que no solo fue un pecador si no también un criminal.

Y dijo á Jesús: “Acuérdate de mí cuando estes en tu reino.” Entonces Jesús le dijo: “De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23, 42-43)


[Mas]